¡Cuánto nos queda por aprender!

Desde el 2003 tengo el placer de ser director de comunicación de una asociación patronal, como es ANEI, con 500 empresas asociadas y he perdido la cuenta del número de directivos con los que me he reunido. Antes, al dejar mi etapa como periodista, el número de entrevistas realizadas a directivos del sector TIC superaba las 1500 en la base de datos.

Creo que es muestra suficiente como para hacerme una idea del tipo de ejecutivo que tenemos en nuestro país. Evidentemente hay de todo, pero qué habitual es encontrarse todavía a ese personaje que, al recibir unos galones, se comporta como si todo el mundo le debiera pleitesía (sobre todo si adereza su cargo con algún título máster de “postín”). Y eso me recuerda a esa frase que he escuchado últimamente: “Es más sencillo para un emprendedor en EEUU ser recibido por el CEO de una empresa que para un emprendedor español ser recibido por un mando intermedio”.

¿A qué viene esto? Esta tarde he tenido el ejemplo directo de cómo debe comportarse un alto ejecutivo de una empresa del siglo XXI y cómo debe ser capaz de transmitir la identidad corporativa de su empresa generando la imagen adecuada en sus interlocutores.  Gracias a la amable invitación de Bassat Ogilvy Comunicación he podido charlar sobre comunicación online y social media con Jim Farley, Group vice president, global marketing, sales and service de la Ford Motor Company. Responsable de toda la política 2.0 que ha llevado adelante la empresa.

Independientemente de lo interesante que es escuchar de primera mano cómo una gran empresa azotada por una grave crisis toma la decisión de invertir en medios sociales millones de dólares, qué hace y deja de hacer, sus lúcidas opiniones sobre redes sociales, facebook y sus sistemas de publicidad (que no utiliza) o twitter (que por cierto no es una herramienta que le vuelva loco), ver cómo es capaz de reconocer errores sin ningún pudor malentendido como vemos por nuestras tierras tan a menudo, o preguntar abiertamente sobre temas de Internet en España escuchando cada palabra de las respuestas con la humildad de un alumno. Creo que la mejor lección que he recibido ha sido ver cómo la naturalidad y humanidad en las formas es, sin duda, la mejor manera de representar a una empresa y de transmitir un mensaje. Por mucho que soy consciente de la forma de pensar norteamericana, no deja de sorprenderme la naturalidad, frescura y ausencia de engreimiento de esta gente. Trabajan, saben que están trabajando y lo hacen con la necesaria humildad del que es consciente que nunca se puede dejar de aprender y que ese conocimiento puede provenir de cualquier parte y de cualquier tipo de persona, sea o no sea de su “casta” ejecutiva.

Siento, por desgracia, que nos queda mucho por aprender en este país nuestro de presuntos sabios endiosados y ejecutivos inaccesibles que hacen de su comportamiento la esencia de su supuesto estatus.

About these ads

Acerca de Joaquín Mouriz Costa
Profesional de la comunicación corporativa en el ámbito de las TIC. Relacionado con las nuevas tecnologías desde 1996. Director de comunicación de la Asociación Nacional de Empresas de Internet (ANEI) hasta 2011. Desde el año 2003 profesor de comunicación en másters postgrado y executive. Actualmente Director de Comunicación, BNP Paribas Personal Finance (CETELEM) España. Emprendedor por naturaleza, así que seguiré evolucionando en todo aquello que suponga un reto profesional.

12 Responses to ¡Cuánto nos queda por aprender!

  1. Cuanto de cierto hay de esto ,enhorabuena por la entrevista y por la conclusiones y reflexiones tan buenas que has sacado.
    Saludos

    • Muchas gracias!
      Un saludo,
      Joaquín

  2. bego76 dice:

    Joaquín,
    Estoy totalmente de acuerdo con tu post; me parece de lo más lúcido que he leído. El caso de Ford, que conozco por mi experiencia periodística en el motor, es el de una empresa que siempre se ha resistido a caer en la crisis. Siempre ha buscado soluciones creativas a sus problemas y ha sabido adaptarse, antes o después, al paso del tiempo.

    • Hola,

      En el fondo me da mucha rabia ver gente con las ideas así de claras mientras aquí aguantamos con frecuencia a cretinos que se creen algo cuando no son nada más que un cargo y ni entienden, ni escuchan y encima te miran por encima del hombro. Reconozco que se trata de una especie que suelo toparme mucho entre la clase política…

      Gracias por tu tiempo.
      Un saludo,
      Joaquín Mouriz

  3. Lola García dice:

    Felicidades Joaquín, nunca se dijo más con tan pocas palabras.

    Realmente es preocupante ver cómo a una persona le ponen “título”, y a partir de ahí, se hace inaccesible ¿Alguna vez se han preguntado estas personas “tan importantes” lo que se están perdiendo por tener esa actitud? Seguro que su ego no se lo permite.

    Enhorabuena, una reflexión muy interesante

  4. Ana López Paniagua dice:

    Yo aprendí en mis tiempos de becaria, que si quieres saber quién es Miguelillo, dale un carguillo ;) Genial tu reflexión Joaquín!

    • :-) Qué bueno, mil gracias. Me guardo esa frase.
      Gracias por visitar el blog.
      Un saludo,
      Joaquín Mouriz

  5. Pingback: Bitacoras.com

  6. Pingback: Articulo Indexado en la Blogosfera de Sysmaya

  7. Me interesa que indagues en por qué Ford no es tan entusiaste de twitter y no usa publicidad en FB. Yo tengo mis opiniones, pero a ver si piensa lo mismo: twitter es demasiado breve, no puede crear experiencias de contenido interesantes frente a estrategias propias, incluída blog. La reflexión seria se tiene que hacer en más de 140 y eso, para comprar coches, o explicarte a inversores y grupos de interés es necesario. Facebook: ¿qué obtiene con esa publicidad? Un coche no se compra por impulso y los ratios de respuesta son muy bajos. La experiencia de contenido tampoco es la mejor, pero tiene a la audiencia. Y, en ambos casos, dependes de decisiones ajenas. A ver cómo lo ve él.

    • Hola Gonzalo,

      Lo que comentaba este hombre es que Twitter, efectivamente, no daba juego suficiente para crear el tipo de comunidad que estaban construyendo. No lo despreciaba como herramienta pero para otros fines (confesó estar estudiando el tema). En cuanto a la publicidad en Facebook, la conversación fue muy interesante… Pero en referencia a lo que comentas simplemente dijo que ese tipo de publicidad no es lo que le interesaba de Facebook, que el motivo de su presencia en esa red era la posibilidad de establecer relación directa con la gente, no hacer publicidad. Decía que cuando se tomó la decisión de invertir en social media en plena crisis la imagen de la marca era inferior a la realidad, por lo que Facebook le parecía el entorno adecuado para intentar invertir esa situación. Y están satisfechos con los resultados obtenidos hasta el momento.
      Un saludo,
      Joaquín

  8. Pingback: La fiebre de los influencers | RH485, el blog del grupo Bassat Ogilvy

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.005 seguidores

%d personas les gusta esto: