¿Qué opinan las empresas y directivos de la RSC?

Siempre estamos a vueltas con la RSC y si las empresas verdaderamente valoran esa actividad o sencillamente utilizan esas acciones como método de promoción o notoriedad a través de sus departamentos de comunicación. Realmente la RSC debe implicar una nueva forma de entender la empresa y el propio management ¿Es así?

La Fundación Adecco acaba de publicar un estudio que quiere dar respuesta a alguna de estas preguntas: El “1er Estudio de Directivos y RC”. Al inicio del estudio podemos leer:

“Desde que comenzó la crisis económica, se han postulado dos teorías diferenciadas en torno a la Responsabilidad Corporativa. La primera, cada vez más extinguida, defiende que la RC es hija de la bonanza económica y que sólo está al alcance de las cuentas de resultados más saneadas, con lo que podría llegar a su fin o recortarse significativamente en tiempos de crisis. La segunda, mucho más extendida y aceptada, es que la RC es precisamente la mejor respuesta en tiempos difíciles y el único camino para que una empresa sea sostenible y perdure en el tiempo. Al fin y al cabo, el desplome económico se produjo, entre otras cuestiones, por la búsqueda del beneficio exagerado a corto plazo y la irresponsabilidad de algunos decisores”.

El estudio se ha llevado a cabo sobre una encuesta a 120 altos mandos de compañías de todos los sectores, obteniendo la conclusión de que la gran mayoría (88,3%) se decanta por la segunda teoría y cree que la RC es un elemento esencial en la empresa del siglo XXI, pero sin embargo, un 31,3% reconoce que en su empresa no se presta la atención suficiente a las acciones de Responsabilidad Corporativa.

Los directivos distinguen perfectamente lo que son acciones de responsabilidad social corporativa de otro tipos de acciones sociales, filantrópicas, etc, de manera que la falta de desarrollo en sus empresas de este tipo de actividades es debida a una serie de obstáculos o frenos. ¿Cuáles son esos frenos?

Los principales, están relacionados con la falta de recursos económicos (90%) y la insuficiente implicación del Comité de dirección (80%), que inmerso en la vorágine diaria y en la resolución de problemas urgentes, ve muy difícil dedicar el tiempo necesario a estructurar la RC. Por detrás, destacan otros obstáculos como la escasa comunicación interna/dificultad para coordinar recursos (70%), y el desconocimiento (opción elegida por el 60% de los encuestados).

Especialmente interesante es saber la respuesta que se ofrece a esta pregunta: ¿Por qué una empresa debe ser responsable?

Aunque para la mayoría (65,3%) es una cuestión de principios y de ética, un 22,2% defiende que su principal función es generar reputación externa y publicidad. Para un 12,5%, la RC es un elemento diferenciador que aporta un valor con respecto a los competidores directos.

Para terminar dejamos dos preguntas y sus respuestas: ¿Estamos hablando de una cortina de humo? ¿Se pierde el foco de la empresa con estas acciones?

El 12,5% está completamente de acuerdo, o de acuerdo, con la afirmación de que “la RC es un cortina de humo para desviar la atención de otros problemas más relevantes”. En la misma línea, un 9,7% defiende la opinión de que “es una pérdida de dinero, tiempo y foco en lo verdaderamente importante”.

El estudio plantea y responde algunas cuestiones más, así que aquí queda un resumen para el que tenga más curiosidad.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.035 seguidores