El vía crucis de la prensa española

Los últimos años han sido un auténtico calvario para la prensa escrita española. Lo he comentado algunas veces, los cierres de cabeceras, los EREs con miles de periodistas en la calle y, por supuesto, los descensos tremendos por ingresos publicitarios. La prensa internacional no vive tampoco tiempos gloriosos pero parece que en España la imagen que tenemos de la situación es crítica.

Hoy leemos en PRNoticias: “La Vicepresidenta Primera de Gobierno ha anunciado la realización de un encuentro entre editores, profesionales y expertos para alcanzar posiciones comunes y poner en marcha soluciones consensuadas para enfrentar la crisis del sector”.

Vemos también cifras de pérdidas millonarias en cabeceras como ABC o EL Mundo, 60 y 30 millones de euros. O también el aumento de despidos en el sector en Madrid con porcentajes del 20%. Una verdadera calamidad.

¿Y qué hago yo escribiendo un post sobre este tema? Pues yo fuí periodista y me sigue tocando de cerca. Además como director de comunicación me afecta directamente el cambio que la prensa está sufriendo.

Pero mi opinión no versa sobre lo anteriormente dicho sino sobre lo que nadie parece decir: ¿Es España un país donde verdaderamente se lee prensa? El País, según OJD (datos de junio/julio de 2009) tiene una tirada promedio de 524.507 ejemplares, El Mundo de 408.736 ejemplares o el ABC de 343.640, por poner ejemplos. Son datos inferiores a las cabeceras de otros paises europeos, en muchos casos diferencias muy grandes. Pero ese no es problema, al fin y al cabo la tirada refleja el mercado que tenemos en este país de 46 millones de habitantes.

Y ahí tenemos el punto donde quería llegar. En mi trabajo como docente de postgrado desde hace ocho años, siempre pregunto a mis alumnos (universitarios y haciendo un master) si compran o leen prensa y qué leen. La respuesta general es que cuando pregunto en un aula de 25 alumnos quién lee la prensa a diario, la media de manos que se levanta es de tres o cuatro. Si puntualizo que no me refiero a internet, entonces las manos bajan y ha habido ocasiones que nadie ha quedado con la mano en alto. A veces luego pregunto quién, sin embargo, ve todos los días al menos el resumen de “El Gran Hermano”. Mejor me callo el resultado.

Este pequeño estudio de andar por casa lo he realizado en varias escuelas de negocio y el resultado es el mismo, incluso en alumnos cursando un master en comunicación corporativa (pone los pelos de punta porque algunos son licenciados en periodismo) ¿Qué pasa entonces?

Sigo preguntando los motivos de esa actitud y las respuestas no son mejores. No les interesa lo que se publica, siempre se habla de política y además de forma claramente partidista. Me dicen que no se creen lo que leen y que no va con ellos. Lo que veo es desinterés por la actualidad. Y eso es muy preocupante. Si esa generación sigue en sus trece ¿Qué recambio generacional de lectores tendrán nuestros periódicos? (sin entrar en consecuencias peores).

En vez de plantearnos arreglar la casa desde el tejado, deberíamos plantearnos hacerlo desde los cimientos, desde la educación en los colegios, fomentando una serie de actitudes e inquietudes distintas y en un entorno diferente. Un parche en el presente no soluciona el problema de futuro sino que prolonga una agonía. Y eso sin hablar de la influencia de Internet y las TIC en general en el modelo de negocio, por si fuera poco.

Que se lance un programa de TV sobre la “Generación Ni-Ni”: Ni estudian, ni trabajan, ni tienen ninguna inquietud de cara al futuro, un fenómeno que afecta al 15% de los jóvenes españoles. Con todos mis respetos a los profesionales de la cadena, es una vergüenza que la situación actual les haya proporcionado ese tema para hacer un reality.

Consejos para principiantes que quieren comenzar un blog

Ya que tenemos el taller de blogging por delante, pues adelanto algunos sencillos consejos que pueden servir para ayudar a promocionar un blog. Este post aburrirá a mis compañeros de profesión, así que les aconsejo que se lo salten.

1.- Abrirte una cuenta en una red para compartir enlaces como por ejemplo Delicious. Es gratuito y sencillo de manejar. Vas añadiendo los enlaces de tus post y defines las etiquetas adecuadas en cada caso. Siempre teniendo en cuenta la temática del blog y del post (que lógicamente estarán siempre relacionadas). Por supuesto, partiendo de la base de dar por hecho que el contenido es interesante, se pueden generar visitas al blog.

2.- Hablando de etiquetas. Definir las etiquetas en cada post que se publica en el blog, ayudará a su indexación en los buscadores. Procuremos que las etiquetas o tags hagan referencia al tema que tratamos.

3.- Si tienes tu blog alojado en un servidor propio tienes opciones de instalar plugins muy útiles. Algunos de ellos te permiten postear automáticamente tus contenidos en tus cuentas de facebook o twitter. De esa manera centralizas el trabajo y actualizas tu presencia en la red sin tener que ir pasando por cada web y dedicarle un tiempo extra. Evidentemente estoy dando por hecho que se ha decidido tener cuentas en esas herramientas.

4.- Si en tu blog añades vídeos, fotografías o presentaciones puedes también enlazar con tus cuentas en Youtube o Vimeo, Flickr o Picasa y SlideShare. Cuidado, porque en todas estas redes sociales puedes generar comentarios relacionados con el material que subes. Es importante siempre responder a esos comentarios que se generan. Recordemos el concepto de conversación. Sin respuestas no hay conversación.

5.- Si perteneces a redes sociales profesionales como LinkedIn, puedes añadir una aplicación que incluye las entradas de tu blog en tu perfil y también que refleja tus mensajes en twitter. Por lo que seguimos forjando el “entramado”.

6.- Independientemente de cómo configures los comentarios de tu blog (libres o moderados), recuerda siempre responder a todos los que se hayan tomado la molestia de dedicar su tiempo a escribirte. Además de ser algo de educación elemental sirve para fidelizar a los lectores y crear comunidad.

7.- Puedes también darte de alta en comunidades de bloggers e incluir ahí la url de tu blog (además de más datos). Webs como Technorati, Alianzo o Bitacoras te ayudan en este sentido. Cada una es distinta y tiene sus particularidades, pero eso te lo dejo para que los visites y lo veas por ti mismo.

Las configuraciones de privacidad de las distintas redes te permiten definir quién va a poder ver todo esto y te puedes hacer un mapa mental de dónde estás distribuyendo tus contenidos.

En los sistemas de estadísticas de tu blog puedes controlar el origen de tus visitas y, de esa manera, podrás saber si estas acciones te reportan tráfico al blog y cuáles son más efectivas. Obviamente la temática de un blog marca un determinado público objetivo que puede hacer que te decantes por unas acciones u otras (no es lo mismo un blog sobre deporte que sobre física cuántica).

Pero sinceramente creo que la clave de un blog está en el cariño que pones al hacerlo teniendo claro qué motivos son los que te empujan a compartir lo que escribes.