No es tanto qué se dice sino cómo se dice: El poder de la oratoria

Esta mañana he leído un artículo publicado por mi buen amigo Mario López de Ávila en su blog “Nodos en la Red”. Su título es: “Lo que de verdad cuenta” y profundiza de manera muy interesante sobre la objetividad existente en las competiciones de startups o de planes de negocio donde los emprendedores presentan personalmente sus proyectos.

Parte de ese texto me ha hecho recordar lo que les digo a mis alumnos en los seminarios de presentaciones eficaces, en la EEN, Escuela Europea de Negocios, cuando intento hacerles ver la importancia que puede llegar a tener dominar las armas de comunicación a la hora de transmitir ideas a una audiencia, por ejemplo y sin ir más lejos, en la presentación y defensa de los proyectos fin de master (que no difiere demasiado de una competición de emprendedores).

Un proyecto mediocre puede mejorar con una buena presentación oral frente al tribunal si se logra sorprender y captar la atención; en sentido inverso, un buen proyecto presentado de forma indolente puede perder fuerza y obtener menos reconocimiento. Los tribunales están compuestos por simples personas y, por lo tanto, no son inmunes a los efectos de la comunicación, o podríamos decir, de la oratoria.

Nunca una competición en las que los participantes presenten sus ideas directamente será justa objetivamente. Aquellos con mayor capacidad para enfrentarse al reto de hablar en público, de dominar su lenguaje verbal y no verbal tendrán buena parte del camino andado. Si, además, les respalda una idea o proyecto competitivo, la ventaja será aún mayor.

Según la RAE, la oratoria es el arte de hablar con elocuencia.

  • Elocuencia: (Wikipedia) La elocuencia (del latín eloquentia) es la capacidad de expresarse en público de forma fluida, elegante y persuasiva. Es una manera de expresar emociones de tal forma que produce convicción o persuasión en el oyente, mediante la lengua hablada o escrita, de una forma llamativa y apropiada.
  • Aunque particularmente me gusta la frase que se atribuye al flósofo griego Timón: “La elocuencia es la habilidad de conmover y convencer“.

¿Qué importancia tiene trabajar la oratoria en el mundo profesional?

Hay una conocida frase de William Ellery Channing que dice:  “Un hombre de fuerza e inteligencia extraordinaria puede no ser más que un cero en la sociedad si no sabe hablar”.

Se pueden dar muchas respuestas. Personalmente creo que puede aportar la diferencia entre el éxito y el fracaso en numerosas ocasiones a lo largo de la vida profesional. El 90% del tiempo que dedicamos a relacionarnos con el entorno lo hacemos “hablando”, el resto, un 10% leyendo o escribiendo. Es lógico deducir que dominar entonces esa herramienta es fundamental para conseguir nuestros objetivos.

En este punto deberíamos hablar de inteligencia cognitiva y también de la inteligencia emocional. Ambas dan su aporte a nuestra capacidad oratoria. La primera porque es responsable, entre otras cosas, de la memoria la atención y el lenguaje; la segunda porque nos permite utilizar las emociones y los sentimientos, comprenderlos en nosotros mismos y en los demás y usarlos de forma razonada.

Según el sicólogo Howard Gardner, creador de la Teoría de las inteligencias múltiples, “la inteligencia es la capacidad para resolver problemas o elaborar productos que puedan ser valorados en una determinada cultura“. Gardner habla de tipos de inteligencia, entre ellas:

  • Inteligencia lingüística: capacidad de usar las palabras de manera adecuada.
  • Inteligencia corporal-cinestésica: capacidad de controlar y coordinar los movimientos del cuerpo y expresar sentimientos con él.
  • Inteligencia intrapersonal: está relacionada con las emociones, y permite entenderse a sí mismo.
  • Inteligencia interpersonal o social: capacidad para entender a las demás personas con empatía; está relacionada con las emociones.

Todas y cada una de ellas relacionadas con las características de un buen orador. Siempre he defendido que lograr ser un orador competente se basa en un ejercicio de sinceridad, en la humildad y, por último en el esfuerzo y la dedicación. Indudablemente hay personas privilegiadas que nacen con aptitudes innatas. Por ejemplo, si un orador domina la elocuencia y además dispone de una devastadora virtud como el carisma:

  • Carisma: (Wikipedia) Carisma (de la palabra griega χάρισμα /jarisma/, “presente” o “regalo divino”) es utilizada usualmente para describir una habilidad para otras personas. Se refiere especialmente a la cualidad de ciertas personas de motivar con facilidad la atención y la admiración de otros gracias a una cualidad “magnética” de personalidad o de apariencia.

Entonces estaríamos delante de alguien con capacidad de “comunicar” con su audiencia de forma contundente, con una capacidad de convencimiento por encima de lo normal. No siempre utilizada en el camino apropiado como la historia nos ha enseñado con personajes como Adolf Hitler, Benito Mussolini, Josef Stalin, etc.

Siempre comento que la asignatura de presentaciones eficaces es una de las más difíciles de un master. No porque sea complejo entender conceptos, ni aplicar herramientas como en otros casos, sino porque es la asignatura donde debemos enfrentarnos a nosotros mismos, a nuestros miedos, debilidades y fortalezas (intelectuales y psicológicas) y mirarnos al espejo y ser sinceros con nosotros mismos es quizá unos de los ejercicios más duros que existen.

Quizá sea por ese reto que muchos desprecian la capacidad oratoria en su rol de ejecutivos, quizá por eso se niegan a contratar un seminario de preparación de portavoces llegado el momento de su carrera en que pueden necesitarlo o que mejoraría, como mínimo, su imagen y la de la empresa que representa.

Personajes como Amancio Ortega no hablan jamás en público y han tenido éxito. Otros, como Emilio Botín o César Alierta no son excelentes oradores y también han triunfado. Bien, es cierto sin duda, y son perfectas excusas para no trabajar en esta habilidad. Pero eso no quiere decir que la oratoria no sea un arma trascendental en cualquier carrera profesional. Nuestra mejora constante debe ser uno de nuestros objetivos primarios e incluso a esos grandes hombres de éxito ser oradores brillantes, en la medida de sus posibilidades, les ayudaría aún más.

Pero de las habilidades oratorias de nuestros empresarios y políticos ya hemos hablado en este blog y quizá otro día volvamos a tocar el tema.

Anuncios

Empresas y social media: Vísteme despacio que tengo prisa

Bigmouthmedia y Econsultancy han publicado “Social Media and Online PR Report 2010“. Encuestando a más de 800 profesionales del marketing y la comunicación, empresas y agencias, durante los pasados meses de agosto y septiembre, pretenden analizar el uso del social media entre las empresas y las principales tácticas utilizadas en comercialización de productos y servicios al cliente. Para centrar los datos hay que considerar que el 72% de las respuestas provienen de Gran Bretaña, el 10% de Europa y un 8% más de los EEUU.

  • Previsiones de inversión en medios sociales para el próximo año

El 83% de las empresas esperan aumentar su presupuesto destinado a social media. Pero hay dos detalles a tener en cuenta. El pasado año la cifra era del 86% (ha descendido un 3%) y, en todo caso, estamos hablando de presupuestos modestos.

  • ¿Cómo describen las empresas sus acciones en social media?

Destaca que el 40% de las empresas encuestadas afirmaron haber “experimentado con los medios de comunicación sociales, pero sin conseguir grandes resultados. Solamente un 5% declaran no llevar a cabo ninguna acción y un 18% se confiesa firmemente involucrado.

  • ¿Qué tácticas son las que mayoritariamente utilizan las empresas en comunicación online?

Lo que podemos llamar acciones tradicionales en la Red se llevan la palma (un 62%). Solamente un 43% de las empresas emprenden acciones directas en social media. Y la creación de perfiles en redes sociales y su posterior gestión son las tácticas que deciden emprender el 56% de las empresas como parte de su estrategia en medios sociales.

Otro dato de interés es el 45% de los encuentados no disponen de una política interna o de manuales de uso de social media en la empresa.

  • ¿Qué redes son las más usadas por las empresas en sus actividades en social media?

No hay demasiadas sorpresas, Twitter y Facebook con el 83% y el 80% respectivamente, con Youtube con un 58% y LinkedIn con un 51%, son las redes más usadas. La utilización frecuente de Twitter por las empresas ya es una constante en todos los estudios. Sorprende la escasa penetración de la Wikipedia y que no aparezca ninguna red relacionada con la fotografía.

Facebook es usado por un 67% de las empresas como canal de marketing. En cambio Twitter se usa más para monitorizar la marca y relacionarse con los clientes.

  • ¿Tienen las empresas recursos humanos dedicados a social media específicamente?

Hay un 29% de las empresas que afirman no tener a nadie asignado directamente a trabajar exclusivamente en este entorno. Parece que la figura del community manager no es tan frecuente como nos dan a entender últimamente.

  • ¿Se invierte en social media marketing?

Según los datos no mucho realmente. Un 28% de las empresas no invierten absolutamente nada y un 33% gastan menos de 5000 libras al año.

  • ¿Por qué no se emprenden más acciones en social media?

Se describen tres barreras principales. La falta de recursos en un 49%, ausencia de comprensión del medio en un 35% y falta de presupuesto en un 30%.

Si alguien quiere disponer de algo más de información dejo aquí un par de artículos publicados al respecto:

El 40% de las empresas dicen haber “experimentado” con los medios de comunicación sociales, pero sin conseguir grandes resultados Puromarketing.

Las empresas no ven el ROI de lo invertido en redes sociales PR Noticias

Hubiera sido muy interesante disponer del estudio completo, pero solamente he podido hacerme con un sumario ya que el estudio completo es aún de pago.

En todo caso las conclusiones son semejantes a otros estudios similares. El uso del social media entre las empresas no está tan extendido como parece cuando leemos los medios. Que siempre hablemos de Web 2.0 y redes sociales obedece a un creciente interés que no se corresponde con la penetración real de estas herramientas, todavía…

¿Cómo son los CEO que usan los social media?

Hace escasas fechas Weber Shandwick publicó el estudio Socializing you CEO: From (UN)Social to social. Se trata de un estudio interesante por muchos aspectos.

Partiendo de la corrrecta premisa que afirma que mejorar la reputación del CEO de una empresa es mejorar la de la empresa misma, analizan el uso que, a nivel individual, hacen de los social media los CEO de las grandes corporaciones.

1.- ¿ Qué relación tienen los CEO con las actividades de comunicación de su empresa? Los datos principales nos dicen que:

  • 97% Comunican a través de los canales tradicionales tanto on como offline
  • 64% No mantienen relación estrecha con las webs de la compañía ni tampoco con su presencia en herramientas de social media.
  • 36% Si mantienen esa relación con los medios de comunicación de la empresa en Internet.
  • 28% Escriben textos en las web corporativas
  • 18% Incorporan videos o podcast en la web de la empresa o en su canal de Youtube
  • 16% Tienen un perfil en Twitter (8%), Facebook (4%),MySpace (4%) or LinkedIn (4%)
  • 12% Aparecen en los canales de video corporativo.

Queda claro que la relación con las acciones más tradicionales de comunicación corporativa de la empresa es alta, sin embargo su involucración en las nuevas actividades en la Red es sensiblemente inferior.2.- ¿ Cómo son los CEO con actividad en los social media? Es interesante ver qué cosas tienen en común:

  • Lideran empresas con alto grado de reputación
  • Utilizan más de una red social para gestionar su presencia online
  • Sus empresas son estadísticamente más de EEUU 60%, que de EMEA, 12% (mal para los Europeos)
  • Su afinidad con los medios sociales aumenta según llevan tiempo en el cargo

3.- ¿ De qué hablan los CEO en los medios sociales?

La gente de Weber Shandwick analizaron el contenido que los “CEO sociales” publican en Internet excepto los mensajes a accionistas e inversores. En su mayor parte, comparten liderazgo corporativo y noticias de su empresa.  Por ejemplo, contenidos que afectan al futuro de la compañía o del sector, enlaces a recientes apariciones públicas, discutisiones sobre decisiones de importancia que se han tomado o sobre la historia de la empresa. A pocos CEOs se les encuentra a la defensiva o en la lucha contra la opinión pública negativa.

Evidentemente, aunque los datos que se barajan son muy superiores a los que encontramos en España, queda patente que las cúpulas directivas de las grandes empresas están dando sus primeros pasos en esto del social media, aunque, siendo crítico, la diferencia con nuestro país ya es bastante preocupante.

El estudio es más amplio y analiza la actitud de los CEOs frente a las acciones tradicionales de comunicación, y más cosas, pero para saberlo hay que leer el estudio completo.

Twitter ¿alguien es capaz de absorber tanta información?

Este artículo nace  de una conversación en Twitter con Raúl Sola, fundador de la red social Pintacom.com (@raulsola) sobre los seguidores. Raúl pronunciaba una frase “Esa es mi eterna duda, quien sigue a mas de 100 cómo lo hace“.

Hay una inacabable disputa en Twitter sobre si seguir o no a todo aquel que te sigue. Ya en varias ocasiones he tratado el tema en este mismo blog y he dejado clara mi opinión. Pero me gustaría enfocarlo desde un punto de vista distinto dejando de lado el aspecto cuantitativo (y de egos twiteros) y acercarme más a la verdadera funcionalidad de Twitter en cuanto herramienta de emisión y recepción de información y a la capacidad que realmente tenemos de aprovechar esa información. Aquello del emisor, canal, receptor y mensaje que decía el diagrama de Shannon y Weaver.

Muchas veces me acusan de seguir a poca gente y de ser “grosero” no siguiendo a todo aquel que me sigue. Dejando a un lado a esos “seguidores nativos de Sebastopol” y acumuladores de followers a lo loco (que no me interesan lo más mínimo, entre otras cosas porque no hablo ruso), hay mucha gente que me gustaría seguir y que no puedo. ¿Por qué? La respuesta es sencilla: exceso de información que me veo incapaz de asumir y tratar adecuadamente por falta de tiempo material.

  • Me dicen ¿por qué no usas listas? Y lo hago, ¿pero eso qué quiere decir, directamente dejo gente fuera de mi atención escriba lo que escriba? ¿Entonces para qué les sigo si no puedo hacerles un RT, mencionarles o ni siquiera leerles?
  • Me dicen, es fácil. Tú usas Hootsuite así que mira solamente la columna de menciones y así puedes interactuar sin problemas con aquellos que te hacen RT o te mencionan. Correcto, pero entonces ¿Me pierdo información relevante de aquel que escribe pero no me hace RTs o menciones?. Este sistema puede funcionar con una empresa que use Twitter como atención al cliente, por ejemplo.

Twitter produce muchísima información, demasiada, y la clave es poder discriminar aquello que más nos interesa del tsunami de ruido inútil. Podemos ser follower de dos maneras:

  1. Como mero lector pasivo sin mayores pretensiones
  2. Intentando interactuar con la gente a la que seguimos y ser sociales
Todo depende de ¿Por qué y para qué usamos Twitter? La limitación está, a mi entender, en los que intentan usar Twitter de la segunda manera.
  • Al filo de este asunto, la empresa Sysomos analizó 1,2 billones (de los americanos) de mensajes en Twitter enviados entre agosto y septiembre de 2009. Descubrió que 7 de cada diez mensajes no producen ninguna reacción. Del resto, el 30%, sólo el 6% consigue un retweet, y el 92% de esos RT se producen en la primera hora después de emitirse el mensaje. Analizando las probabilidades, significa que menos de uno de cada 200 mensajes logran ser retuiteados después de una hora desde su lanzamiento. Aquí dejo el artículo. ¿Demasiado ruido en nuestro timeline? ¿Quizá seguimos a más gente de la que somos capaz de gestionar?
Firmemente creo que seguir a cinco mil personas (por decir una cifra) es absurdo completamente porque solamente estamos buscando reciprocidad y engrandecer nuestra cohorte de followers zombies. No tiene ninguna funcionalidad real de comunicación ya que un altísimo porcentaje ni nos van a leer ni tienen la más mínima intención y viceversa. Es una hipocresia inherente a Twitter y al afán coleccionista de sumar followers. ¿Cuánta gente somos capaces de seguir leyendo verdaderamente lo que escriben, al menos en parte, cada día? ¿100, 200, 300?

¿Qué relación tienen los políticos españoles con las redes sociales?

¿Sería posible en España plantear una campaña política como la realizada por el Presidente Barack Obama en el 2008 en EEUU?

Todos tenemos una respuesta obvia en la cabeza ¿no?. Pero esa es una de las preguntas que quiere responder el estudio realizado por la empresa Intelligence Compass. Durante los meses de agosto y septiembre de 2010 se realizaron un total de 1506 encuestas (entre políticos y particulares) en Internet a través de las Redes Sociales (Facebook, Twitter, LinkedIn y Xing).

Al mismo tiempo, y creo que ese punto es más interesante, podemos averiguar cómo entienden las redes sociales nuestros políticos.

Del estudio se desprende que:

1. Prácticamente el 99% de los políticos valoran de forma positiva las Redes Sociales, por eso
quieren y buscan tener presencia en ellas. Por otro lado, se observa que son pocos los que las
siguen de forma continuada.
2. Los políticos utilizan las Redes Sociales por un sentimiento de aspiracionalidad a tener mayor
contacto con el entorno más próximo y con el ciudadano.
3. Saben que en el futuro las Redes Sociales van a jugar una importante baza en la relación con el
ciudadano y a la postre en las elecciones. Cómo se puede ver en los resultados de las gráficas,
son conscientes de ello, pero no marcan la opción de sobresaliente por lo que mantienen cierto
escepticismo y distancia.

Como conclusión: A la pregunta “¿Crees que se podría replicar el modelo de marketing online de Obama en España?”, nuestros políticos responden:

Personalmente opino que han sido bastante optimistas y “políticos” en la respuesta. Pero veamos qué dice el estudio:

“En la ecuación del modelo de marketing online que llevó a Obama a la presidencia de Estados Unidos, hay una variable que en España no tenemos. La política en España apenas suscita interés y el modelo “Obama” se basa fundamentalmente en la creación de interés al ciudadano y que sea este el que comience a moverse. Es él el que debe hacer el esfuerzo de ir a la web, informarse, crear ruido y animar a sus contactos a votar a uno u a otro. En España el político no es capaz de encender la chispa que haga que este modelo se ponga en marcha por lo que, hoy por hoy, la ola Obama no llegará a nuestras costas”.

Según el barómetro del CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas), recientemente publicado, la clase política y los partidos políticos (con el 19.8 %) son la tercera cuestión que más preocupa a los españoles. En este contexto pretender cimentar una campaña en redes sociales es poco más que un suicidio ¿no os parece?

Pero el estudio también pregunta a los ciudadanos. El que quiera averiguarlo, aquí le dejo el informe completo.

Jóvenes periodistas y la Web 2.0

La agencia Estudio de Comunicación y Servimedia han llevado a cabo el estudio “Los nuevos periodistas, la influencia de la Web 2.0 y la responsabilidad social”, que se presentó en el curso “La Responsabilidad de la Información:los Medios en el siglo XXI“.

Se realizaron 305 entrevistas válidas a estudiantes de 21 universidades españolas. El trabajo de campo abarcó todo el territorio nacional entre febrero y mayo de 2010.

¿Qué opinan nuestros futuros periodistas sobre este fenómeno del social media? ¿Cómo creen que afectará su futuro profesional? El estudio intenta responder estas incógnitas.

¿Qué páginas web 2.0 utilizan los estudiantes de periodismo?

Vemos que los datos no difieren de otros estudios que engloban ciudadanos españoles en la misma franja de edad.

Resumen sobre el uso de los estudiantes de periodismo de las herramientas de social media:

• Todos los consultados, el 100 por ciento, utilizan la Web 2.0 en alguna ocasión.

• Las redes sociales, como Tuenti o Facebook, y las plataformas para compartir contenidos, como Flickr o YouTube, encabezan las preferencias con un 33, 1 y un 22,4 por ciento, respectivamente.

• Un 80,7 por ciento se conecta a diario a redes sociales y un 37,7 por ciento a plataformas para compartir contenidos.

• El 91,5 por ciento de los entrevistados utiliza las redes sociales por motivos personales. De ellos, el 74,9 por ciento (es decir: tres de cada cuatro) sólo dan un uso personal a estas redes.

• Los blogs son las páginas más usadas por motivos profesionales (53,1 por ciento).

• Las redes sociales (Tuenti, Facebook), con un 30,2 por ciento, son el sitio preferido para divulgar una información.

A quienes respondían que utilizaban la Web 2.0 a diario se les preguntó si también utilizaban los Medios tradicionales para informarse

• El 87,4 por ciento de quienes usan a diario cualquiera de los sitios de la Web 2.0, son también usuarios diarios de Medios convencionales.

¿En qué versión usan esos medios de comunicación “tradicionales”, offline o digital?

• El 62,8 por ciento de éstos utiliza la versión directa (offline: impresa, radio, TV) de esos Medios y la versión digital (online: Web del Medio) indistintamente.

A los encuentas se les preguntó qué fuentes de información relacionadas con la Web 2.0 serían las que con más frecuencia utilizarían.

No cabe lugar a dudas sobre la influencia de la Web 2.0 en el
nuevo periodismo: un 70,8 por ciento de los estudiantes que han participado en el análisis considera esas páginas como fuente de documentación en el caso de trabajar para un Medio. A ese 70,8% se les pregunta ¿Cuáles usaría?

Los blogs son la fuente predilecta de información, sin embargo destaca un altísismo 70,2% que no sabe qué contestar.

¿Qué credibilidad se le dan los estudiantes de periodismo a lo publicado en la Red, de 0 a 5?

¿Y a lo publicado en los medios de comunicación?

• La nota media en credibilidad de los Medios convencionales es de 3,5 puntos sobre 5, mientras que la de la Red se queda en el aprobado justo (2,5 puntos).
• Las agencias de noticias, con una puntuación de 4 sobre 5, son los Medios que más credibilidad tienen en opinión de los futuros periodistas.

A la pregunta: ¿Qué influencia crees que va a tener la Web 2.0 en el periodismo del futuro?

• El 87,5% considera que la Web 2.0 tendrá mucha influencia en su futuro trabajo como periodista.

Cuando se les pregunta en qué sentido exacto cambiará su forma de trabajar en el futuro las respuestas son mucho menos concretas:

Un 23,2 por ciento piensan que cambiará el estilo y la forma de comunicar y un 21,2 por ciento que se modificará el concepto de distribución de contenidos periodísticos. El 16,8% cree que cambiará el concepto de empresa periodística y el 16,2% afirma que cambiará el propio concepto del periodismo.

Aunque el estudio es más amplio, terminamos con esta interesante pregunta: Si una información cuya fuente es una Web 2.0 es publicada en un Medio y resulta ser falsa, ¿quién crees que es responsable de la misma?

Déjo aquí un dato sobre el estudio que me parece relevante: Un 57,4 por ciento de los estudiantes se muestra partidario de dar preferencia al Medio convencional como emisor de información relevante frente a la Red.

Si alguien quiere profundizar sobre este tema, aquí dejo el informe completo.

¿Existen reglas fijas a la hora de hacer un RT en Twitter?

Como decimos en España, soy un “malqueda“. Le prometí a mi colega Benito Castro escribir este artículo y he tardado demasiado en encontrar tiempo para hacerlo. Aquí va que lo prometido es deuda.

La historia de este post nace cuando hago un RT de un tweet pero demuestro mi disconformidad con el contenido. En ese momento algunos compañeros de Twitter comenzamos a dicutir sobre los RT y si el mero hecho de hacerlos implica estar siempre de acuerdo con el contenido.

Benito defendía que un RT significa que compartes siempre la opinión del emisor y yo, la contraria, que no tenía que ser así por sistema.

¿Cómo define el propio Twitter un RT?

“A veces te encuentras con un tweet que te gustaría compartir – los tweets pueden tener un interés periodístico, informativo, o simplemente divertido. Retwittear (hacer un retweet) es una nueva característica que ayuda a las personas compartir información rápidamente, que es precisamente el propósito de Twitter”.

Sin embargo encabeza con esta frase: ¿Te gusta un tweet? ¡Retwittealo!

Parece que, implícitamente, Twitter nos indica que debe gustarnos un mensaje concreto para que le demos difusión aunque en la descripción más detallada no menciona este particular.

¿Pero debe ser siempre obligatoriamente así?

En mi opinión no debe haber reglas escritas en social media que obedezcamos sistemáticamente. El objetivo primario es compartir y conversar. Podemos hacer un RT y añadir el comentario que consideremos más oportuno. Al fin y al cabo de esa manera podemos generar ese debate y esa conversación entre usuarios y evitar que Twitter se convierta en un encadenamiento de enlaces, RTs y menciones sin mayor valor añadido.

Si gestionamos una comunidad, las posibilidades de interactuar en microblogging son infinitas, mucho más allá de convenciones que nos limiten en la forma de actuar. El lenguaje de Twitter es suficientemente sencillo como para no perderse casi de ninguna manera (si estamos hablando de usuarios mínimamente avezados).

Un RT no tiene que ser siempre solamente una ampliación de la difusión de un mensaje, también puede ser el origen de un debate enriquecedor, una forma de llamar la atención del emisor del tweet e intercambiar ideas con él. Un ejemplo fue la propia discusión que ha dado origen a este post.

¿Debate público?

Si lanzamos un tweet es porque queremos que llegue a mucha gente y sea leído. Generar una discusión con más o menos privacidad no creo que sea un problema a no ser que al emisor le fastidie que le lleven la contraria (que conozco a más de uno… y vosotros también).

Si no quiere opiniones, quizá las redes sociales no sean su “habitat natural”.

¿Red social o medio de comunicación?

Hace mucho tiempo que me incliné formalmente por la segunda opción y creo firmemente que Twitter es un potente medio de comunicación. Pero, aún así, tiene una vertiente social que debemos explotar para no perder la multidireccionalidad de la comunicación propia de las redes sociales.

¿Unidireccionalidad de la información? Me espanta pensar en un usuario emitiendo tweets desde su púlpito y sus followers haciendo RTs clonados una y otra vez. Creo que la naturalidad y la expontaneidad deben primar en el mundo llamado 2.0.

¿Podemos hacerlo de otra forma y “respetar” un RT?

Si un tweet no nos satisface podemos mencionar al autor, insertar el enlace (si lo tiene) y añadir nuestra discrepancia. Es más laborioso que simplemente hacer un RT y añadir nuestra disensión siempre que los 140 caracteres nos den el juego suficiente para ello. Trabajamos más para “respetar” una regla del microblogging… Yo no lo comparto y creo que es un debate vacío, cada cual hará lo que le sea más cómodo y le encaje en el espacio…

Para conversar está Facebook

Cierto, nos permite un contexto donde mantener conversaciones es más fácil y no tenemos limitaciones de caracteres  ¿Quiere eso decir que Twitter no permite sencillos intercambios de opinión?. Dejar de lado esa posibilidad me parece minusvalorar la herramienta y dejarle amputada parte de su versatilidad a la hora de fidelizar comunidades.

Aquí quedan plasmadas dos opiniones al respecto del uso del RT más o menos formal u ortodoxo. ¿Alguien quiere aportar algo más de luz sobre este asunto?