La vida puede ser maravillosa

Esta mañana me he encontrado con una tremendamente desagradable noticia, el fallecimiento de un compañero periodista, Andrés Montes. Para todos los que, como yo, somos amantes del baloncesto, nuestro compañero era la voz de una generación de jugadores que nos ha dado las mayores alegrías de la historia del baloncesto español.

Su peculiar estilo narrativo y su forma de definir a los jugadores ha marcado un estilo propio. Como siempre en esta vida tenía seguidores y detractores pero nadie puede negar que hacía vibrar a la gente con su estusiasmo y vitalidad a la hora de retransmitir cualquier deporte. Era un profesional diferente en un mundo demasiado homogéneo.

Desde aquí mi sentido adiós como compañero y también como aficionado al baloncesto. Te echaremos de menos. Buen viaje “Jugón”.

Anuncios