Internet sigue creciendo pero no todos parecen darse cuenta de ello

Después de tantos años relacionado profesionalmente con las TIC hay cosas que no dejan de sorprenderme… ¿Por qué digo esto? Bueno, si echamos un vistazo a la lamentable situación de la economía de nuestro país y nos centramos un tanto en Internet podemos encontrar algunos datos inspiradores. Por ejemplo, en la publicidad online. Si nos vamos a ver el Estudio INFOADEX de la inversión publicitaria en España 2012, encontramos que Internet como soporte publicitario no solamente va capeando la situación general del sector, sino que es el único que muestra, desde hace tiempo, unas cifras de crecimiento notables frente a otras alternativas.

Pero sigamos con los argumentos y vayamos a ver el comercio electrónico. Este año horribilis de 2012 no parece haber afectado a las compras online que han superado nuevos records. Entre enero y marzo de 2012 batió una nueva marca de facturación tras ingresar 2.452,6 millones de euros.

Para más datos, lo mejor es consultar el estudio: “El comercio electrónico en España a través de entidades de medios de pago – Año 2012” de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT).

¿Y qué pasa con los consumidores, usan la Red? Obviamente la respuesta es afirmativa. Si atendemos a la última oleada del eurobarómetro publicado por la Comisión Europea, las cifras hablan:

El índice de penetración de internet en España es del 47%, lo que significa que actualmente se encuentra por debajo de la media europea (57%), mientras que la de la banda ancha es del 44% (48% en la UE), del ADSL del 38% (35% en la UE) y la del módem por cable del 6% (9% en la Unión).

El 80% de los hogares españoles se conecta a internet mediante ADSL o XDSL (el 62% de los europeos), el 13% a través de la televisión usando un módem por cable o un “router” (15% en la UE) y un 3% con una línea telefónica normal (7% en Europa).

Añadamos algunos datos más, el que nos aporta el Observatorio Cetelem de la Distribución 2012: Un 89% de los consumidores utiliza Internet como canal de búsqueda de información en su proceso de compra. Y, ¿qué medios utilizan para encontrar la información relevante para su compra?

El primer resultado, Google, no es ninguna sorpresa, pero centrémonos en otros dos resultados: En segundo lugar las webs de las tiendas y, al final, las webs de los fabricantes con más que escaso uso. Y aquí llegamos a una paradoja… ¿Entienden los comerciantes españoles en general la posibilidad de venta que les ofrece Internet? ¿Aprovechan esa oportunidad? La respuesta volvemos a encontrarla en el estudio de Cetelem España.

Si se pregunta a los distribuidores españoles acerta del uso de Internet y el comercio electrónico aplicado a sus páginas web, los resultados ya dejan de ser positivos. Solamente un 14% lleva usando la Red como vehículo de venta y un 26% como forma de servir información. El 41% no usa Internet pero piensa avanzar en esa línea simplemente como escapate sin llegar a vender directamente online. Y, lo peor, un 19% no considera Internet un medio atractivo de ninguna manera… Preocupante.

Una vez más encontramos dos ritmos muy distintos de comprensión del medio online, los ciudadanos por una parte y las empresas por otro. Lo vemos constantemente. La penetración del uso ciudadano de las redes sociales frente a su desarrollo en el entorno empresarial, la cultura de Internet entre la gente y la lentitud legislativa de los estados y, también, los hábitos de consumo del español en la red y la capacidad de respuesta de los vendedores.

Aquí dejo enlaces a los estudios citados por si alguno desea ampliar información:

Estudio INFOADEX de la inversión publicitaria en España 2012

El comercio electrónico en España a través de entidades de medios de pago

Eurobarómetro de la Comisión Europea

Observatorio Cetelem de la Distribución 2012

Anuncios

¿Por el interés te quiero Andrés en social media?

En las redes sociales hay cientos de miles de empresas que buscan comunicarse. Pero siempre estamos dando vueltas a qué tipo de empresas obtienen mayor beneficio de su presencia y cuáles son las estrategias más adecuadas. ¿Son el número de fans o seguidores una métrica del éxito de una acción? Cada vez tiene menos peso esa idea afortunadamente. Se busca más que el “fan” de la marca en cuestión interactúe con nosotros. Pero… ¿Interactuar para qué?

1.- Generar notoriedad de la marca simplemente
2.- Por el simple beneficio de establecer “conversación” con su público
3.- Crear prescriptores de marca
4.- Establecer un canal complementario de ventas
5.- Tan sólo generar buzz intentando que sea positivo
6.- Establecer una canal alternativo de atención al cliente
7.- Crear una comunidad de intereses comunes

En fin, seguro que se nos pueden ocurrir muchas opciones más. En esta línea la empresa de comercio electrónico conzumo.com ha realizado una encuesta para conocer cuáles son las razones que les llevan a ser seguidor de una empresa en las redes sociales:

  • El 58% de los encuestos buscan estar informado de las ofertas, promociones y novedades de la empresa
  • El 15% busca beneficiarse de las ofertas y descuentos exclusivos que las empresas lanzan a través de estos medios
  • El 13% afirma sencillamente que el motivo se debe a ser un fiel seguidor de sus productos y servicios
  • Solamente el 6% busca sentirse identificado con la filosofía de la empresa.

También se pregunta en esta encuesta sobre la asiduidad con la que el seguidor accede a los perfiles de las empresas:

  • El 62% declara que visita las páginas o perfiles de éstas empresas a diario
  • El 29% sólo cuando realmente hay algo que les interesa o les parece importante
  • Sólo el 3% afirma que no las visita casi nunca

A finales del pasado año, ExactTarget, también publicó un estudio en el que se comentaban aspectos similares pero centrándose en Facebook:

  • Recibir descuentos y promociones (40%)
  • Mostrar el apoyo a una empresa a los demás (39%)
  • Conseguir un regalo promocional (36%)
  • Estar informado de las actividades de la compañía (34%)
  • Estar al tanto de los próximos productos (33%)
  • Por otro lado, los motivos que menos llevan a hacerse fan son aprender más acerca de la empresa (21%) o relacionarse (13%).

Todos estos datos hablan más cada vez más del interés directo del usuario por obtener un beneficio de su fidelidad y menos de otros intereses más informativos. Aquello tan manido de “por el interés te quiero Andrés” también funciona bien en el entorno de la web 2.0…

Vaya un ejemplo vivido en primera persona: Unos buenos amigos han abierto hace poco un comercio electrónico (Dejadme hacerles algo de publicidad 🙂 Calzados Payma) y, por supuesto, crearon su fan page en facebook y acciones en social media en general. Utilizaron como eje central de su estrategia las ofertas (muy interesantes por cierto) y obtuvieron el día anunciado de su estreno más de dos mil visitantes únicos y una “caja” muy interesante.

Todo esto está muy bien cuando somos una empresa que vende algo y que puede hacer descuentos, promociones u ofertas. Parece que el camino se hace más sencillo, más directo. ¿Pero y si nuestra empresa se dedica a otra cosa? Entonces, amigo mío, toca estrujarse algo más la molleraal menos si queremos aprovechar nuestra “legión de seguidores”, de la que no sabemos muy bien cómo sacar partido, y demostrar que nuestro esfuerzo genera un retorno de la inversión más allá de conformarnos con la notoriedad. No olvidemos nunca que la comunicación, como todo en la empresa, busca el aumento del beneficio al final del ejercicio. Como me decía un profesor de finanzas: “Lo que no son cuentas, son cuentos”.

Quizá una visión más amplia del uso del social media ayudase. Otro día hablaremos del concepto de Social CRM a ver si encontramos respuestas a estas afirmaciones...

Lamento por la desaparición de las tiendas de discos y los videoclubs

Nuestra Ministra de Cultura, Doña Ángeles González-Sinde, durante su intervención en Nueva Economía Fórum, hizo varias declaraciones. Entre ellas, la ministra lamentó la desaparición de las tiendas de discos en los últimos meses así como de los videoclubs, a los que considera una fuente de financiación importante para el cine.

Por relaciones familiares viajo bastante a Soria. En una de mis últimas visitas hablé con el propietario del único burro que quedaba en un pueblo. ¿Por qué? Si miramos en Internet encontramos respuestas a la escasez de este animal:

“La modernización de los medios de transporte y la mecanización del campo los mandó al paro. Pocos recuerdan que durante siglos sirvieron como animal de carga y tracción. De 1.200.000 ejemplares que había en España al finalizar la Guerra Civil, hoy los expertos estiman que sólo subsisten alrededor de 50.000. Los especialistas alertan de que este animal doméstico, protagonista de numerosos refranes y canciones, tiene los días contados. El mejor amigo del campesino está en peligro de extinción. Las seis razas puras de burros españoles se encuentran amenazadas. Asnos catalanes, mallorquines, zamorano-leoneses, andaluces, majoreros (Fuerteventura) y de Las Encartaciones, en Vizcaya, apuran sus últimas oportunidades de supervivencia”.

Fuente: Hoyagro.com

Con todo el respeto que merece un empresario que ariesga su capital y dedica una vida a cualquier negocio; lo que es obvio es que los tiempos cambian, queramos o no, y que los modelos de negocio quedan obsoletos, queramos o no, por muy rentables que fueran en los años 80 y 90. ¿Tiene Internet la culpa? Pues claro que sí, una tecnología extingue la anterior como fue el caso de los asnos, hasta llevarles hasta el borde de la extinción como especie. Sin embargo, uno no deja de sorprenderse con determinadas afirmaciones que parecen ancladas en un aire de “cualquier tiempo pasado fue mejor”.

La empresa o se adapta y evoluciona o muere y se acabó. Intentar perpetuar modelos obsoletos es negar la verdad perdiendo tiempo y dinero. ¿No son ambos tipos de negocio perfectamente trasladables a un formato de comercio electrónico en múltiples soportes, CD, DVD o archivos descargables? Por ejemplo, donde yo vivía cerró hace ya algún tiempo la tienda de Blockbuster. Sin embargo en EEUU vemos que sigue su negocio pero también permite el alquiler de películas mediante descarga para cualquier soporte.

La diligencia era magnífica como medio de transporte, pero llegó el ferrocarril, después los aviones comerciales y ahora el tren de alta velocidad. Y es que ya lo decía Don Hilarión en la zarzuela “La Verbena de la Paloma”: “Hoy las ciencias adelantan que es una barbaridad“.