¿Alguien se acuerda del Doctor Eliyahu Goldratt?

Ayer me llegó un correo electrónico de un buen amigo, Mario López de Ávila (cuyo blog recomiendo sinceramente) que me comunicaba el fallecimiento de Eliyahu M. Goldratt. Muchos al leer esto se preguntarán quién era. Pues por eso mismo escribo este artículo, porque ningún medio de comunicación en nuestro país se ha hecho eco de la desaparición del autor del libro de Management más vendido de todos los tiempos: “La Meta”. Un hombre de este valor intelectual merece que le dediquemos al menos algo de nuestro tiempo.

Me permito reproducir el obituario de uno de sus seguidores en España, Mario Calvet:

ELIYAHU M. GOLDRATT
ELIYAHU M. GOLDRATT

Hace 64 años nació un gigante. El doctor Eliyahu Goldratt empleó toda su vida adulta y profesional a la batalla para demostrar que este mundo puede ser mejor. Muchos de nosotros pensamos que realmente es posible conseguirlo y que personas como Eli Goldratt son referentes para esforzarnos en conseguirlo. Para ello, hemos de tener el valor de asumir grandes retos, poner en duda nuestros supuestos y creencias  de forma que podamos crear y mejorar. En definitiva utilizar el potencial del pensamiento, tal y como Goldratt nos ha recomendado y en muchos casos enseñado a hacer. Aplicando estos principios en diversas áreas de gestión y desarrollo de las organizaciones, Eli Goldratt creó la “Teoría de las Limitaciones“. Su legado es incalculable. No solo a través de sus libros, como el best seller “La meta” o sus videoconferencias mundiales via satélite, sino a través de su gigantesco esfuerzo personal en crear una comunidad de mejora. Probablemente, la sociedad tardará tiempo en apreciar en toda su amplitud la contribución de Goldratt.

Este once de junio de 2011, Goldratt murió en su casa de Israel, en compañia de sus familiares y amigos íntimos.

La fuerza y la pasión de Eli, le permitieron dedicar sus últimos días a transmitir y compartir sus últimos pensamientos y percepciones innovadoras, a un grupo de colegas que se han comprometido a transferir estos conocimientos, a la comunidad de TOC (theory of constraints) como se conoce internacionalmente a los que participamos en ella, en particular, así como a la sociedad en general.

Como dijo Eli: “Sonrio y empiezo a contar con mis dedos: Uno, la gente es buena. Dos, todo conficto puede ser resuelto. Tres, toda situación, no importa lo compleja que inicialmente pueda parecer, es sorprendentemente simple. Cuatro, toda situación se puede mejorar substancialmente; y ni el cielo es el límite. Cinco, cada persona puede llegar a tener una vida plena. Seis, siempre hay una solución en la que todos ganan. ¿Sigo contando?

Para aquellos que no han leído la obra de Goldratt, nunca es tarde: La Meta

Anuncios