¿Y cómo ven esto del social media los de marketing? Segunda parte

Si algo caracteriza a Internet, desde siempre, es la velocidad en su evolución, novedades, noticias, nacimientos, desapariciones. Un tsunami de información, tendencias y teorías diversas que hace que estar al día sea, como poco, sacrificado. El ejemplo más patente lo tenemos en esto que llamamos social media.

Siguiendo con el mismo argumento del anterior artículo sobre los profesionales del marketing y el social media, vamos a ir un poco más allá analizando si verdaderamente les preocupa el fenómeno y se toman la molestia de actualizar sus conocimientos sobre el tema.

The Creative Group llevó a cabo el pasado mayo un estudio entre profesionales del sector del marketing analizando su capacidad para estar al tanto de las nuevas tendencias. Como casi siempre en estos casos, los datos corresponden a EEUU:

Como podemos ver en este gráfico de eMarketer, el 35% opina que mantenerse al día no supone un reto, el 56% encuentra mayor complicación y el 9% cree que es un importante esfuerzo.

El siguiente paso es ver qué métodos utilizan los encuestados para hacer ese ejercicio de actualización profesional:

Las actividades presenciales son las más aceptadas, conferencias y seminarios por un 23% y eventos y encuentros de networking un 18%. Me llama la atención el escaso 7% referente a los blogs y también que no aparece, entre las principales respuestas, el aprendizaje autodidacta, la prueba y error tan útil.

Siempre que veo estos estudios pienso que es una lástima que en nuestro país existan tan pocas referencias en comparación con el mundo anglosajón.

Anuncios

¿Hay que ser purista en los conceptos?

Hace escasas fechas me encontraba frente a unos alumnos que se enfrentaban a la asignatura de comunicación corporativa por primera vez. Presentaban ciertas dificultades en la comprensión del concepto de identidad corporativa. Muchos de ellos afirmaban que se trataba de los logotipos, los colores corporativos y el diseño de papelería de empresa. Esa confusión no es extraña y me he topado con ella frecuentemente. Muchas veces se pueden encontrar navegando por la Red empresas que anuncian sus servicios de diseño de identidad corporativa y luego, al visitar su web, nos encontramos que se trata de una empresa de diseño puro que comercializa servicios del estilo nombrado anteriormente.

Ellos mismos deberían anunciar sus servicios de diseño de identidad VISUAL corporativa, que no es lo mismo.

Muchas veces me acusan de purista. No lo niego, e incluso me acusan de que esa actitud no es buena para la comunicación. No estoy en absoluto conforme. Me gusta pensar que para poder hacer un buen combinado, lo primero que hay que conocer son los distintos ingredientes, saber las características de cada uno y, ese conocimiento específico, nos permitirá servir un cocktail de calidad. No existe un buen Barman que no distinga perfectamente el pipermint de la granadina, la lima, la angostura, etc y que sepa qué efectos produce su uso en cada una de sus creaciones.

Un especilista en comunicación, a lo largo de su carrera profesional, debe presentar soluciones de todo tipo que afectan a todas y cada una de las áreas de la empresa, marketing, finanzas, recursos humanos, producción, calidad, etc. La mejora de nuestra imagen corporativa puede exigir soluciones relacionadas con cualquiera de estos puntos y otros muchos más. Pero no debemos pensar que la comunicación corporativa es una mezcla de ninguna de ellas. Simplemente debemos conocer nuestra empresa en profundidad para tener la base necesaria que nos permita tomar las decisiones adecuadas en cada momento.

Pero esas decisiones deben tomarse siempre desde el enfoque de la comunicación, siempre teniendo como objetivo velar por la imagen de nuestra empresa. ¿Qué efecto produce en un público objetivo concreto una acción determinada? Nuestra misión no es invadir el área de marketing o la de recursos humanos, de la misma manera que nosotros no hacemos marketing ni practicamos recursos humanos. Nuestra misión es optimizar la imagen, que cada una de las acciones que emprende nuestra empresa, ocasiona en los públicos con los que interactúa.

¿Es esto purismo?